facebook comscore
El Gran Carroll Shelby

El Gran Carroll Shelby

Columnas viernes 13 de mayo de 2022 - 04:54

La historia de Carroll comenzó como una simple afición en 1952, a los 29 años, cuando uno de sus amigos lo convenció para competir en carreras de coches con un hot rod, una pasión que le resultaba difícil de practicar, ya que compaginaba su afición por los circuitos con el cuidado de su granja de aves, de lo que realmente vivía.

Por desgracia para Shelby, o por fortuna para la historia del automóvil, el mal de Limber, enfermedad que ataca al sistema nervioso de las aves, acabó con sus gallinas a finales de 1953 y su granja quebró.

Así que, en 1954, se propuso ser piloto profesional de carreras, una decisión que le permitió, en sólo seis años, convertirse en uno de los pilotos estadunidenses más aplaudidos, pues ganó tres campeonatos nacionales, estableció el récord en la Hill Climb Auto Race en 1956, un rally de montaña conocido como la subida a las nubes, y disputó, aunque sin subir al podio, ocho grandes premios de Fórmula 1 en 1958.

Un año más tarde, ganó las 24 Horas de Le Mans, pilotando un Aston Martin DBR1. Desafortunadamente, su estado de salud no le permitió resistir la tensión que se vive en las carreras y tuvo que abandonar en 1960 cuando, por su enfermedad coronaria, los médicos le pronosticaron cinco años de vida, como mucho.

Esta situación lo obligó a tener que ganarse la vida como preparador de coches de carreras, algo con lo que conseguiría el dinero suficiente para comenzar a fabricar sus propias creaciones. Contó con el apoyo de Ford, la marca para la que siempre había corrido.

Shelby tenía en su cabeza una obsesión: desarrollar un coche que combinara un chasis a la altura de deportivos europeos pero impulsado por un motor de gran cilindrada y potencia, y llamarlo Cobra, una serpiente que, por su agresividad, le encantaba identificarla con lo deportivo.

Tuvo suerte porque la marca británica AC estaba al borde de la quiebra tras perder a su proveedor de motores, Bristol, y, al mismo tiempo, Ford estaba desarrollando un nuevo motor V8. Shelby conocía la situación y salvó al constructor británico gracias a la adopción de motores Ford. De este modo, y tras casi dos años de trabajo,
Carroll Shelby sorprendió al mundo en 1962 con un modelo que en la actualidad sigue siendo un objeto de culto: el Shelby AC Cobra.

Con este modelo, Shelby comenzó a labrar su leyenda como preparador de coches, alcanzando su auge a finales de los años 60 con la llegada del brutal AC Cobra 427, del que sólo se fabricaron 358 unidades con un motor V8 de 415 caballos de fuerza.

Para demostrar las cualidades de este deportivo, Shelby pegaba un billete de 100 dólares en el tablero, y prometía a sus clientes que si eran capaces de agarrarlo mientras aceleraba a fondo sería suyo, pero nadie lo consiguió.

El secreto de su éxito, según Phill Henry, uno de sus mecánicos que participó durante el desarrollo del Ford GT40, modelo que Ford construyó paea acabar con el reinado de Ferrari en las 24 Horas de Le Mans, y que logró que Ford ganara este título cuatro veces consecutivas, de 1966 a 1969, era que sabía elegir a la persona perfecta para realizar cada trabajo y darle la libertad necesaria para conseguir el mejor resultado.

Tras los primeros éxitos deportivos de sus creaciones, Ford le encargó en 1966 que inyectara potencia al Mustang, que contaba con un motor de 109 hp. Los resultados fueron espectaculares, pues en 1965 apareció el Shelby Mustang GT 350 V8 de 306 hp, y un año más tarde, el GT 500 KR, también conocido como King of the road por su motor de siete litros y 355 hp.

Sin duda, uno de los modelos más admirados de Estados Unidos y protagonista de películas como 60 segundos.
Desde entonces, tras un periodo de inactividad entre 1969 a 1982, de su fabrica salieron modelos tan conocidos como el Dodge Viper en 1992, Ford GT, presentado en 2003 y el Shelby Cobra Concept de 2005. Con más de 85 años de edad, aún era posible verlo en los salones del automóvil presentando nuevos deportivos, como el Dodge Viper, inspirado en el AC Cobra, o el Mustang GT, que comenzó a venderse en 2006 en Estados Unidos.

En la recta final de su vida su obsesión ya no eran los coches, pues desde la década de los 90, colaboraba, incluso subastando sus propios automóviles, con la fundación que lleva su nombre y que se dedica a ayudar a niños enfermos que necesitan un trasplante. Shelby tuvo uno de corazón y otro de riñón y, hasta su muerte, el 10 de mayo de 2012, fue la persona de todo el mundo que más tiempo sobrevivió tras recibir un corazón nuevo, 21 años.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La FGE, en deuda con Zyanya Columnas
2022-05-15 - 21:40
Ya no se endeude, mejor ahorre Columnas
2022-05-13 - 04:24
Día de las Madres Columnas
2022-05-12 - 00:05
Defensor dictator Columnas
2022-05-11 - 22:45
Las líneas de la L-12 Columnas
2022-05-11 - 04:18
Impunidad ciclista Columnas
2022-05-10 - 09:15
+ -