facebook comscore
Daré mi mínimo esfuerzo

Daré mi mínimo esfuerzo

Columnas jueves 06 de mayo de 2021 - 05:01

L levo días cansada. Aparentemente duermo bien, pero me despierto sin fuerzas. En este día nada me ilusiona, no me siento apasionada ni inspirada… solo quiero que pasen las horas y que acabe el día para volver a meterme en las sá- banas y cerrar los ojos.

Me enoja sentirme así… con poca confianza de mis logros… bastante perdida hacia dónde tendría que dirigirme. Hoy no encuentro respuestas… mi mente se atiborra de dudas, mi corazón de incertidumbre.

¿Es normal sentirme así? Puedo sentir cómo la energía vital baja varias rayas verdes de mi batería corporal y se coloca en la zona roja, donde el cuerpo solo me da para dar mi mínimo esfuerzo antes que se apague completamente.

Me acuesto desganada y no puedo dormir regañándome a mí misma por haber construido un día bastante apático, sin nada sorprendente, sin ningún highlight del que pueda sentirme orgullosa.

Pero por un momento logro arrastrar mi mente hacia pensamientos de paz, donde NO esté enfocada en ideas y creencias de todo lo que no he logrado, en mis expectativas truncas, en mis deseos inalcanzados, en mis horas desperdiciadas.

Tengo la sensación arraigada que todos mis días tienen que ser productivos y esto me quita paz si no siento que lo he logrado. Mi libertad mental se llena de pesadez corporal quitándome la fuerza interna y llenado mis horas de un mínimo esfuerzo, el más mediocre, el que le pega directo a mi estima.

Pensando qué me está pasando y buscando desesperadamente soluciones para seguir adelante, me cae un veinte muy ligero, casi imperceptible a mis sentidos, pero logro agarrarlo y ponerlo entre mis dedos para observarlo, aún cuando pareciera que se desvanece por ser tan pequeño e “insignificante”… es un rayo de luz muy sutil, que me hace concentrarme en dónde esto HOY.

Es un atisbo de conciencia, pero aun así puedo darme cuenta de que mi conducta viene de una apatía por hacer un mínimo esfuerzo en mi día, por no poder ejercitar mi cuerpo, por no haber empezado mi día despertando mi conciencia con la oración que ilumina mi sabiduría interna.

Así que pude darme cuenta de que hoy es un nuevo día y que SÍ puedo, si así lo decido, esforzarme y lograr mis metas… así que dejo atrás esta actitud de desgano donde solo cumplo mediocremente con mis actividades diarias.

Me doy cuenta de que esta sensación es normal de vez en cuando, aunque no me guste y me sienta frustrada; pues no puedo ser una máquina de “perfección”, de amor constante, de aceptación indestructible hacia quién es Montserrat.

Me doy cuenta de que soy humana y que lo fácil es aceptarme y sentirme plena en mis días “buenos”.

Pero ÉSTO es lo difícil, cuando la confianza en uno mismo se ve mermada, decidir levantarme otra vez y reconstruir mi día con buenas actitudes mentales. Se vale resbalar, se vale perder a ratos mi confianza.

Soy humana y no soy perfecta, pero esta pequeña conciencia me regresa a una compasión interna donde dejaré este maltrato interno y esta victimes para levantarme y HOY sí DAR MI MEJOR ESFUERZO… sólo por hoy… Ya mañana será otro día.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
El Gobernador y los Lagartijos Empresariales Columnas
2021-06-23 - 18:06
Retóricas del individualismo Columnas
2021-06-22 - 23:39
Un Encuestador Poblano en Apuros Columnas
2021-06-22 - 19:09
Y el Depredador se Quitó el Condón Columnas
2021-06-20 - 17:27
+ -