facebook comscore
El Gobernador y los Lagartijos Empresariales

El Gobernador y los Lagartijos Empresariales

Columnas miércoles 23 de junio de 2021 - 18:06

Una reportera le preguntó este miércoles al gobernador Miguel Barbosa Huerta si se integraría a los encuentros que Eduardo Rivera está teniendo con los organismos empresariales de Puebla en su calidad de alcalde electo.

Tras ironizar sobre la insólita pregunta, respondió que sería absurdo sumarse a mesas que sólo tienen que ver con la autoridad municipal.

Luego, ya metido en el tren de la ironía, dijo que dichos organismos le generan desconfianza y que, faltaba más, no tiene buena opinión de ellos.

“El día que yo quiera me quiera reunir con ellos, pues los convoco. ¿Pero para qué? No son útiles”, concluyó.

Vaya que tiene razón.

Los organismos empresariales son como el té de Manzanilla: ni hacen bien ni hacen mal.

Son parias que ni siquiera votan.

Ademas, y eso lo ha dicho el gobernador en varias ocasiones, “fueron sometidos brutalmente bajo el morenovallato, y ni siquiera protestaron”.

Sobra decir que ya metidos en el síndrome de Estocolmo —enamorados furiosamente de su secuestrador—, hicieron todo lo posible para que Miguel Barbosa no ganara las elecciones de 2018 y 2019.

Dos veces conspiraron.

Y eso lo tiene claro el gobernador, quien prefiere reunirse con las clases medias y necesitadas que con los inútiles barones adictos al conservadurismo.




Puebla sí es Chichiquila. La frase “Me pagan por documentar realidades” —cuya autoría es de José Zenteno, director y filósofo de MAS DATA—nos puede servir para ubicar a varios personajes que lucran decididamente con las encuestas mentirosas, entre otras monerías.

Siempre he desconfiado de las encuestas.

No entiendo cómo le hacen los encuestólogos para andar siempre con los zapatos brillosos en épocas de mucho trabajo.

Vas a un bar, pides un vermú 2pm en las rocas (con una rodaja de naranja), le das un trago, y a tu izquierda o a tu derecha te toparás, inevitablemente, con el feliz dueño de una encuestadora.

Lo reconocerás por los zapatos lustrosos.

Normalmente suele entablarse el siguiente diálogo:
—¿Cómo ves? ¿Quién crees que gane la alcaldía de Chichiquila?

—He hecho diez encuestas ahí y en todas ha salido arriba el licenciado Fóforo Cantarranas, bro.

—¿En serio? Pensé que doña Cristeta Tacuche iba punteando.

—Para nada, bro. Fóforo va arriba por veinte puntos.

Acto seguido, diría Cantinflas, te encontrarás al mismo encuestador —con los mismos zapatos lustrosos— en un restaurante de moda.

Y no estará con alguno de sus colegas, sino con el mismísimo licenciado Cantarranas, quien se embutirá a mano limpia un delicioso pulpo a la gallega.

Los verás beber, los verás bromear, los verás tomarse selfies.

Al final, el candidato a la alcaldía de Chichiquila pagará la cuenta, le dará un sobre amarillo al encuestador y se irá haciendo ochos sobre el piso.

El día de la elección, doña Cristeta Tacuche ganará la elección por veinte puntos, al tiempo que el licenciado Fóforo Cantarranas perseguirá pistola en mano al encuestador, quien, por primera vez en la trama, se llenará de polvo los zapatos.

Días después, en el contexto de un programa de opinadores, el encuestador —con un brazo enyesado— dirá que a él le pagan por documentar realidades, pero que las encuestas son selfies del momento.

En otras palabras: hasta las 10:59 de la mañana del día de la elección, el licenciado Cantarranas le iba ganando a la señora Tacuche por veinte puntos, pero un minuto después la selfie cambió sorpresivamente y empezó a beneficiar a quien asumirá la presidencia municipal de Chichiquila.

No es que las encuestas mientan, asentará el encuestador, “es que la realidad es cambiante”.

Algo así ha venido diciendo el filósofo Zenteno para justificar las numerosas pifias que cometió durante el pasado proceso electoral.

Ya sin los zapatos lustrosos —debido a que varios de sus clientes lo han perseguido hasta el relleno sanitario o el lago de Valsequillo o la Central de Abasto—, Zenteno argumenta a diestra y siniestra que sus encuestas se movieron un poco —entre cuarenta y cincuenta puntos— debido a un fenómeno curioso: la aspiracional clase media salió a votar.

Eso fue suficiente para quedar mal con sus numerosos clientes, a uno de los cuales no tuvo más remedio que devolverle 2 millones de pesos por el trabajo mal hecho.

Entre sus fallas más notables quedará siempre en el recuerdo la que tuvo en la capital poblana, donde, por jugar en tantas bandas, terminó haciéndose bolas.
Ya será para la otra.

Nota Bene: una frase que perseguirá siempre al filósofo Zenteno es la que suele citar a la menor oportunidad: “El mundo condena a los mentirosos que no hacen más que mentir”

(Autor: Umberto Eco).

Y es cierto.


El Mensaje de Correau. El director de Ciudad Modelo, Víctor Correau, anunció ante directivos de Audi, La Morena, San Marcos, Granjas Carroll, Finsa, ADO y El Pilar —entre otros— que dispone de 150 hectáreas para uso industrial en aras de que lleguen a la zona las más diversas inversiones.

El Centro de Convenciones de Ciudad Modelo fue la sede de la primera mesa de trabajo para escuchar opiniones sobre los ejes centrales del Plan Estatal de Desarrollo, mismos que son: Paz y seguridad, bienestar y promoción y mantenimiento de la infraestructura.

Algunas cosas destacaron en el encuentro:

La inclusión y la apertura, que, en palabras de Correau, han sido trazadas como ejemplo por el gobernador Miguel Barbosa Huerta en sus recientes encuentros con personajes políticos de todos los partidos, y la disposición del director de Audi México en el sentido de trabajar del brazo del gobierno del estado en la tarea que se ha echado a cuestas Correau.





Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Construcción de marca Columnas
2021-07-30 - 05:14
Cómics japoneses y los autos Columnas
2021-07-30 - 05:12
Las revoluciones olímpicas Columnas
2021-07-30 - 05:08
El amor a mi cuerpo Columnas
2021-07-29 - 00:46
+ -