facebook comscore
Cruz Roja, derechos y obligaciones de la sociedad

Cruz Roja, derechos y obligaciones de la sociedad

Columnas lunes 08 de agosto de 2022 - 00:00

¡Hola!, les saludo con mucho gusto. Nuevamente les comparto de forma respetuosa este texto que busca poner a su mejor juicio, temas de reflexión general importantes para todos. En este caso, le quiero comentar sobre la Cruz Roja y la gran bondad de contar con esta noble institución de asistencia en todo el mundo.

Recientemente tuve la oportunidad de estar presente en el cambio del consejo directivo de la Cruz Roja en Tepeaca. Fue un momento que valoro mucho por el tiempo que tuve para platicar con amigas y amigos entrañables que participan desde hace tiempo sólo por ayudar.

La Cruz Roja nace oficialmente en 1864, en Ginebra, después de que el filántropo Suizo, Henry Dunant, propuso dos años antes, el establecimiento de grupos de voluntarios en tiempos de paz, y en todos los países, que prestasen ayuda a las vícimas en los campos de batalla.

Esta propuesta noble y altruista, se convirtió con el paso del tiempo en lo que hoy conocemos como la Cruz Roja, que no sólo ayuda a paises en condiciones de guerra, sino a toda persona que necesite su asistencia en cualquier lugar del mundo.

Es una institución que llega hasta los municipios más pequeños o alejados, en la mayoría de los paises, y que hoy quiero reconocer esa visión altruista, tan necesaria en nuestra sociedad, y que nos permite hacer comunidad en torno a ella.

¿Sabías que la Cruz Roja no cuenta con presupuesto gubernamental, porque sus mismas normas no lo permiten? Por eso es tan importante apoyar con lo que podamos a la Cruz Roja.

En mi niñez, la Cruz Roja era una institución donde muchos jóvenes buscaban participar como socorristas; habían filas porque querían pertenecer a la Cruz Roja. Era una gran labor la que se realizaba en un acto de comunidad. Muchos se capacitaron para ello y algunos encontraron su vocación para estudiar después medicina.

Hoy en día, aún con la presencia que tiene en la mayoría de nuestros municipios, vemos tristemente que cada vez desaparecen más unidades de atención por falta de apoyo, por falta de conciencia de la importancia que tiene la institución para todas y todos nosostros.

Muchas personas creen que la Cruz Roja tiene la obligación de atender las emergencias en la comunidad donde tiene presencia, sin analizar cómo se sostiene para poder llevar a cabo la gran labor que desempeña.

Estamos acostumbrados a ver que auxilian en caso de algún accidente, o si hay una emergencia donde esté en riesgo la vida de las familias, pero no analizamos, por ejemplo, si la Cruz Roja puede llegar a levantar a algún herido y que los socorristas cumplen con los protocolos para hacerlo.

¿Sabías que si lo hace alguien que no está capacitado podría lastimar más a la persona accidentada e inclusive caer en un delito? De ahí la importancia de entender su funcionamiento y nuestra responsabilidad como sociedad, antes de asumir que es su obligación.

La Cruz Roja lo hace sin distingo de color, de raza, sin distingo de partido político o de estatus social, lo hace por el bien de todas y todos, siempre con una gran devoción y con un gran esfuerzo. Por todo ello, sin duda tenemos que dar las gracias a la Cruz Roja, pero con esto, igualmente viene la gran reflexión que me gustaría que hiciéramos juntos: ¿Qué pasa con nuestra responsabilidad?, ¿quién está obligado a que la Cruz Roja pueda mantenerse? Si no tiene presupuesto del gobierno porque no lo permiten sus estatutos, si lo hacen exclusivamente de las donaciones que da la ciudadanía, las empresas y que cada día son menos.

Entonces, ¿cómo se mantiene la Cruz Roja? ¿quién paga la gasolina de las ambulancias?, ¿quién paga el mantenimiento de las mismas?, ¿quién paga el sueldo de los socorristas?, ¿quién paga los insumos, las vendas, los algodones, el alcohol, las jeringas que tienen que ocupar en un accidente automovilístico donde están atendiendo a cualquier persona y que muchas veces no conocemos, pero que podría ser cualquiera de nososotros?, todo eso lleva un costo desde el momento en que se recibe la llamada, hasta que nos han entregado en el hospital; ¿en qué horario?, porque la Cruz Roja está disponible las 24 horas, la Cruz Roja no tiene horario de oficina, como sí lo tiene la mayoría de las personas.

Entonces, ¿cooperar o participar debería ser algo que hacemos muchas veces como limosna, o más bien, debería ser nuestra obligación? Considero que debemos a hacer conciencia de la importancia de la existencia de la Cruz Roja, y que es nuestra responsabilidad mantener esta institución de beneficencia pública, que apoya a todas y todos por igual.

¿En qué momento nos vamos a unir como sociedad para poder sacar adelante este tipo de fines, como el mantener y apoyar a la Cruz Roja. Son
acciones que no tienen que ver con ningún partido político, grupo, religión o interés personal, y sí con hacer comunidad y lo que podamos hacer juntos por nosotros mismos.

¿Sabías que igualmente la Cruz Roja tiene un patronato de voluntarias y voluntarios que apoyan en la colectas, no sólo de recursos, si no también con fines de apoyo para la comunidad?

Espero estas líneas les lleven a reflexionar de la importancia de participar con la Cruz Roja siempre, no sólo cuando veamos alguien pidiendo con las alcancias de las campaña de recolección. No esperemos a necesitar de la Cruz Roja para entender su relevancia, porque quiza ya no esté cuando la necesitemos.

Hagámoslo, por el bien de todos.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Ya basta al cobro de piso Columnas
2022-10-03 - 00:00
Jac Sei 6 Pro Está a la vanguardia Columnas
2022-09-30 - 00:17
Llegar a fondo Columnas
2022-09-29 - 00:00
+ -