facebook comscore
Denuncian negligencia por contagio de reo

Denuncian negligencia por contagio de reo

Puebla jueves 21 de mayo de 2020 - 22:37

Adán fue trasladado del penal de Huejotzingo a un hospital el pasado 18 de abril por cirrosis y dos días después se confirmó que tenía Covid-19.

Por Mario Galeana

Arnulfo Albarrán Velázquez supo la mañana del lunes 18 de abril que su hermano Adán, preso en el penal de Huejotzingo desde hace más de cuatro años, sería trasladado al Hospital General del Sur, en la ciudad de Puebla, por un problema de cirrosis.

Arnulfo no supo nada de su hermano hasta la madrugada del miércoles 20 de mayo, cuando le notificaron que una prueba había arrojado que su hermano Adán era portador de Covid-19, por lo que sería llevado al Hospital General de Cholula, uno de los complejos médicos que el gobierno del estado ha dedicado exclusivamente para tratar a pacientes con el virus.

Desde entonces, Arnulfo no sabe el estado de salud de su hermano. Algunas enfermeras le han dicho que se encuentra en terapia intensiva, en tanto que otras le aseguran que se encuentra en urgencias.

Pero, sobre todo, Arnulfo no sabe dónde contrajo el virus. Pudo ser este lunes… o pudo ser hace 20 días.Porque menos de tres semanas antes de su diagnóstico, Adán había fue llevado del penal de Huejotzingo al Hospital General del Sur por el mismo problema de cirrosis.

Después de tratarlo, fue trasladado de vuelta a la cárcel, pero no se le aisló de nadie: ni de los cuatro reclusos con los que comparte estancia, ni de los custodios, ni del resto de la población penitenciaria.

Arnulfo observa toda una cadena de negligencias en el diagnóstico de su hermano, que ya han sido denunciadas ante la Comisión de Derechos Humanos (CDH) de Puebla dentro del expediente con folio 228985, pero no ante la Fiscalía General del Estado (FGE) debido a que el ministerio público se negó a tomar la denuncia alegando que no había ningún delito.

Esta cadena de anomalías inicia con el Poder Judicial del estado, que dictó prisión preventiva oficiosa a Adán por el presunto delito de robo de vehículo desde hace cuatro años y dos meses, sin que a la fecha se tenga programado un juicio para dictar su sentencia.

Esto se extiende también a las autoridades penitenciarias del Centro de Reinserción Social de Huejotzingo, que no lo aislaron después de su primer traslado a un hospital, y a la Secretaría de Salud del estado, que ha reservado a piedra y lodo el estado y el diagnóstico de Adán, lo que permitiría rastrear el origen del contagio.

“No me han dado una razón exacta de qué hace mi hermano aquí. Él estaba por un cuadro de cirrosis y no por Covid. Si estaba en el Cereso de Huejotzingo y lo sacaron sin Covid, en el manejo de sacarlo a otro lugar cometieron la negligencia… y si no fue así, si él se contagió hace 20 días, ¿cuántas personas más están contagiadas en el Cereso?”, inquiere en entrevista telefónica.

Hasta ahora, el gobierno del estado ha negado cualquier tipo de contagio al interior de los centros penitenciarios locales. El 20 de mayo se dio a conocer que un custodio en el penal de Cholula había dado positivo a la prueba del virus.

Mientras tanto, Arnulfo duerme a las afueras del Hospital General de Cholula a la espera de que se le informe sobre el estado de salud de Adán desde el miércoles. En este lapso ha visto la languidez y el dolor de ocho familias que han sido notificadas sobre la muerte del mismo número de pacientes contagiados por Covid-19.

No guarda demasiadas esperanzas. Desde que la pandemia arribó a México, tres de sus familiares han muerto a causa del virus en Ciudad de México, donde radica. Los gastos funerarios los han dejado desfalcados.

“Y ahora esperamos al cuarto”, dice con desasosiego.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

HG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Puebla
2020-06-05 - 08:14
Guerra Montiel: la cabeza de la hidra Puebla
2020-06-05 - 01:37
Carta aclaratoria Puebla
2020-06-05 - 01:04
+ -