facebook comscore
Toma el control

Toma el control

Columnas jueves 25 de noviembre de 2021 - 23:48

Conoce cómo es que el volante nos permite dirigir a trayectoria de nuestro coche con precisión y sin esfuerzo

El elemento estrella del conjunto de mecanismos que conforman el sistema de dirección de un vehículo es el volante, pues permite al conductor dirigir su trayectoria; dicho de otro modo, el volante es lo que nos permite manejar.

Sin embargo, existen otros elementos que entran en escena para hacer posible que el volante haga su función y que las órdenes que el conductor le transmite a este sean transferidas a las ruedas directrices. El volante va unido a la barra de dirección, que a su vez está conectada a la caja de dirección. Este elemento tiene como finalidad transmitir el giro al eje de las ruedas con ayuda de una serie de engranajes que facilitan la operación.

Los primeros automóviles del siglo XIX eran dirigidos con una barra de acero, replicando el mecanismo de los carruajes tirados por caballos. Pero no fue hasta 1894 cuando el ingeniero francés Alfred Vacheron inventó el volante, el cual fue instalado por primera vez en un vehículo Panhard que participó en la carrera París-Rouen de ese mismo año. Para 1908, el volante ya era común en los automóviles.

En la actualidad, cualquier sistema de dirección debe cumplir las siguientes características.


Seguridad. Los componentes, el material y su diseño deben proporcionar suficientes garantías para que soporten los esfuerzos y fatigas sin que ello derive en problemas que pongan en peligro la integridad de los ocupantes del vehículo.

Estabilidad. Un vehículo estable tanto en rectas como en curvas garantiza un trazado correcto. En este sentido las acotaciones de dirección son de vital importancia.

Precisión. El vehículo debe obedecer en todo momento la demanda del conductor al actuar sobre el volante y hacerlo de forma precisa. El sistema debe carecer de toda holgura entre sus componentes.

Reversibilidad. Es la propiedad que hace que las ruedas retornen a la posición de línea recta en el momento en que el conductor deje de actuar
sobre el volante. Esto se consigue mediante las acotaciones de la dirección tales como los ángulos de avance o salida.

En la actualidad los vehículos pueden montar diferentes tipos de asistencia. La tecnología aplicada variará en función del tipo de vehículo y su uso. Los sistemas de dirección pueden catalogarse según el tipo el sistema de accionamiento y asistencia.

Dirección mecánica. Es aquella que no tiene asistencia para el giro (ya en desuso), con lo cual, toda la fuerza para girar las ruedas tiene que realizarla el conductor.Este tipo de dirección se caracteriza por tener un sistema de desmultiplicación mediante engranajes para efectuar el giro de las ruedas.

Dirección asistida hidráulica. Es aquella que asiste el giro de las ruedas mediante un sistema hidráulico integrado en la cremallera de dirección. La presión hidráulica es generada por una bomba que puede ser accionada mediante la correa de accesorios del motor o mediante un motor eléctrico incorporado en la misma bomba.

Dirección asistida electromecánica. Es aquella que asiste el giro de las ruedas mediante un motor eléctrico, el cual puede ir montado en la columna de dirección o en la cremallera de dirección. Este tipo de dirección monta una unidad de mando para la gestión de la dirección.

El indicio más habitual de una falla en la dirección es que se presenten vibraciones en el volante conforme el coche gana velocidad. Esto puede ser debido a que los soportes de la direcciòn ya estén dañados o flojos, sin embargo, en muchas ocasiones, este problema no se origina en el sistema de dirección en sí, sino por una mala alineación y balanceo de las ruedas.

Otra causa común de problemas en la dirección tiene que ver con su lubricación. La mayoría de los conductores suele asociar la palabra aceite únicamente al motor o la transmisión, sin embargo, el bajo nivel en la caja hidráulica de la dirección provoca que cueste mucho trabajo girar el volante.

Además, puede suceder que el la dirección se torne dura de un momento a otro mientras manejamos, lo que indicaría una posible falla en la bomba hidráulica debido a que la correa que la pone en movimiento se rompió. Por eso es de vital importancia atender de inmediato estos síntomas y evitar, además de una reparación mayor, poner en riesgo nuestra seguridad y la de los que nos acompañan en el coche.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Alerta Ómicron Columnas
2021-11-29 - 22:22
“El sonido del silencio interior” Columnas
2021-11-28 - 23:04
Miguel García Onofre “dinamita” al IEE Columnas
2021-11-28 - 23:05
Lo que no nos enseñan cuando somos niños Columnas
2021-11-24 - 23:26
+ -