facebook comscore
México y sus realidades dispersas

México y sus realidades dispersas

Columnas martes 15 de septiembre de 2020 - 23:06

Recordar que eres mexicano en este mes es muy palpable, solo basta con ver en cada esquina los carritos ambulantes en donde venden todo tipo de adornos patrios, desde banderines hasta banderas de tamaño real.

Sin dejar de mencionar que en Puebla, el chile en nogada es una de las razones por las que muchos mexicanos amamos esta celebración, aunque debo aclarar que solo los mexicanos y específicamente poblanos son de los pocos habitantes sobre la tierra que se derriten por este platillo gastronómico hecho por manos celestiales, pues debo decir que hay extranjeros que a pesar de que hablé maravillas de esta fusión inigualable de sabores y dije que era un must de qué hacer y probar en México, definitivamente no fue del agrado de los visitantes extranjeros.

Creo que es normal entender esta postura que a mí me cuesta aceptar, sin embargo, puedo reconocer que no es un plato para cualquier paladar, la nogada y su dulzor no es para todo tipo de personas, mucho menos el picor mezclado con el capeado que es indispensable en todo Chile en Nogada, sin embargo, el relleno hace que este invento por las monjas del convento de Santa Mónica sea el complemento perfecto para este manjar poblano.

Cuando vivía en Puebla no había año que no probara al menos uno de ellos que era el de mi madre, pero podía extenderme hasta seis Chiles en Nogada en una sola temporada. Incluso probé ciertas fusiones que no me parecieron aberrantes, por ejemplo, recuerdo que probé el chile que tenía un relleno de pato, para mí, amante de las cosas dulces, se me hizo una gran combinación pues el dulzor de la carne del pato con el chile poblano y la nogada lograban un equilibrio casi perfecto.

Pero lo que nunca podría aprobar definitivamente serían otras creaciones como la nogada rosa y la falta del capeado —que es algo muy recurrente en Ciudad de México y otros estados—.

Fuera de ello, espero que al menos todos, desde el encierro, con las medidas pertinentes, pero sobre todo conscientes de la situación en la que nos encontramos en todos los aspectos podamos de verdad reflexionar en esta fecha que para muchos fue un respiro merecido en el bosque, la selva e incluso en la playa.

Como país nos queda tanto por cambiar para ser mejores en todos los aspectos, sin embargo, las madres y padres que buscan a sus hijas, a sus hijos y algunos hasta a sus familias enteras merecen el mayor de los reconocimientos en estedía patriótico, fecha que nos recuerda que aquí cabemos muchos, pero pocos podemos ver con claridad la realidad de muchas vidas que viven físicamente, pero sollozan por dentro.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La ideología, un placebo Columnas
2020-09-29 - 00:55
Sin rechazar la vanidad Columnas
2020-09-28 - 15:42
Nos está alcanzando el futuro Columnas
2020-09-28 - 02:12
+ -