facebook comscore
La jubilación de la planta docente, un problema que debe abordarse ya: Lilia Cedillo

La jubilación de la planta docente, un problema que debe abordarse ya: Lilia Cedillo

Puebla lunes 11 de octubre de 2021 - 23:13

Por Ignacio Juárez Galindo

Segunda Parte


Ignacio Juárez Galindo (IJG): Después de leer el último informe de la Unesco sobre ciencia que acaban de publicar hace algunos meses queda claro que la universidad, sobre todo la pública, hoy más que nunca es el baluarte fundamental que tenemos como sociedad para seguir adelante y, me parece, que en este momento está llamada a ser lo que siempre tuvo que hacer.

Lilia Cedillo Ramírez (LCR): Efectivamente, uno de los baluartes de nuestra institución ha sido la investigación, tanto básica como aplicada, puedo asegurarle que tenemos grupos líderes en investigación no solo a nivel nacional sino a nivel internacional, con mucho orgullo lo puedo decir. Pero no son el punto de algo fortuito, son grupos que se formaron hace varios años y que han tenido apoyos del Conacyt, de la propia institución, además han tenido los investigadores esa inquietud de trascender con sus investigaciones. Nosotros estamos ahorita en el mejor momento para seguir apoyando a los grupos fuertes, para que sigan siendo líderes, para consolidar a los que vienen atrasito, también para fomentar nuevos grupos de investigación que, a lo mejor los frutos yo ya no los voy a ver en 20 o 30 años, pero que sentamos las bases para que también se desarrollen.

Esos equilibrios se tienen que buscar y se tienen que dar las condiciones ahora. Es como cuando uno siembra un árbol y sabemos que no vamos a recoger frutos en cinco o diez años hasta que el árbol madure, así de importante es que ahora surjan los apoyos para esos grupos que finalmente son los que en un mediano plazo van a madurar y se van a consolidar ¿A qué me refiero? A que tenemos que anticiparnos a los problemas, ahorita nos tocó una pandemia pero seguramente vamos a tener que trabajar muy fuerte sobre el desarrollo de combustibles que no contaminen, de combustibles que no usen recursos naturales, que usen recursos naturales de los renovables, ir hacia las tecnologías limpias, tendremos que trabajar mucho en el cuidado del ambiente, es otro de los problemas que se avecina, entonces, tenemos que anticiparnos a ello en cuanto a qué o hacia dónde ir, eso es una parte esencial de nuestra institución, el aportar a la solución del problema, prever los que vienen y anticiparnos.


Sin embargo, hay un problema: Cada día son más las demandas y es poco el recurso. Las universidades cargan pasivos y sus, nóminas son muy grandes. No significa que eso esté mal o no sea importante sino que ese monto crece día con día y deja poco margen de maniobra a las instituciones. Prácticamente no hay un estándar en los últimos 30 años para lograr el 1 por ciento que se recomienda para inversión en ciencia y tecnología. Esa es la realidad, estamos en el 0.34, a veces bajamos al 0.32, a veces subimos al 0.40, pero nunca llegamos al uno. Este asunto genera una fuerte presión a las universidades porque siguen vivas, siguen haciendo ciencia básica, ciencia aplicada y también están involucrados en la formación de nuevos cuadros científicos ¿Cómo enfrentar este panorama tan complejo? Incluso, me atrevería a pensar, doctora, que la universidad también está llamada a reconfigurar su modelo administrativo, es decir, auto sostenibles y auto sustentables.

Yo he manifestado desde mi campaña y a lo largo de estos últimos días que tenemos que partir de hacer cosas con lo que tenemos ahorita. No podemos pensar que la situación va a mejorar porque nadie sabe cómo se va a comportar, entonces, ¿a qué nos obliga? A tener una administración austera pero eficiente y eficaz, a tener una administración donde no se dupliquen funciones, ese es el principio básico. Tenemos que hacer una administración donde tengamos una idea muy clara de lo que perseguimos en nuestro Plan de Desarrollo, de las metas que seguimos y encaminar los recursos hacia allá, es ese proceso de planeación de ejecución que tenemos que hacer de manera muy consciente porque si no es lo que usted muy atinadamente dice: No estaremos enfocando los recursos hacia donde se deben enfocar, hacia donde nos va a dar frutos y, entonces, vamos a caer en el lema de la cobija: jalo la cobija y descobijo a otro y eso no nos lleva a nada. Tenemos que llegar al concepto de los sanos equilibrios: no gastar o prescindir de aquello que no es parte de la función sustantiva y enfocarnos en las funciones sustantivas que tenemos. La buena administración nos ayuda en esa parte y sabemos que vamos a enfrentar retos que están enfrentando muchas instituciones públicas y de educación superior.

En los próximos ocho años habrá un proceso de jubilación de una buena parte de académicos, sobre todo aquellos que formaron parte de la Universidad Crítica y Popular y que dan mucho sentido a la autonomía, la calidad, la pertinencia, así como a la importancia y función social de la universidad, y la importancia capital que tiene el conocimiento por encima de cualquier cosa. ¿Cómo enfrentarlo? ¿Ya se está preparando los cuadros? ¿Ya tiene usted el diagnóstico de cómo será un proceso de jubilación y cómo entrarle a un problema que no es nada sencillo porque ahí se van los maestros que tienen 25 años estudiando un concepto que ha permitido desarrollar y tener interrelación, por ejemplo, con el Centro Nuclear en Europa?

Ese es un problema que tenemos que abordar ya. He de decirle que tenemos, por ejemplo, un diagnóstico por edades de cómo está nuestra edad laboral de nuestra planta académica y sí es necesario desde este momento implementar la renovación de estos cuadros que son la base de nuestra institución. Si nosotros no empezamos a hacerlo ahora, nos vamos a ver en serios problemas en los siguientes años. Necesitamos que todos nuestros cuerpos académicos, porque es un modelo que hemos trabajado en los últimos años, hagan un análisis real de cuántos de sus miembros están en vías de jubilarse en los siguientes tres, cinco, 10 años y, en ese sentido, empezar a trabajar. Pongo el modelo de los cuerpos académicos porque es muy ilustrativo incorporar a gente joven que entran como asociados, que van aprendiendo a vincularse con los demás miembros del cuerpo académico y que en los siguientes años van a ser los reemplazos naturales.

A nivel de licenciatura estamos organizados por Academias, órganos colegiados como los Consejos de Unidad y de ahí a un proceso de planeación como unidad académica. Si nosotros no hacemos que desde el núcleo más básico -que en este caso sería el cuerpo académico-, hagan ese proceso de planeación de quién se puede incorporar al cuerpo académico, vamos a estar a expensas de la extinción de los propios cuerpos académicos y con eso la extinción de plantas académicas y la extinción de grupos de investigación sólidos. Ese proceso tiene que venir desde ahí, desde decir: ‘Yo aquí veo futuro en mis alumnos que están ahorita’, entonces, a ese alumno que le veo futuro lo voy motivando para que haga un posgrado relacionado con lo que yo estoy haciendo y ya que hizo ese posgrado lo voy jalando para que sea asistente en docencia o asistente en investigación y posteriormente lo vamos a apoyar para que se vaya a hacer una estancia postdoctoral donde aprenda otros elementos y, ahora sí, ya estoy en una posición, ya formé a esta persona y ya estoy en posición de decir lo vamos a captar porque en este momento tal miembro del cuerpo académico ya se va a jubilar y va a entrar en su lugar y el reemplazo generacional se da de manera natural. Pero si nosotros, cuando ese profesor se está jubilando, andamos buscando con quién lo vamos a reemplazar, los resultados no son los óptimos.

Tenemos que partir desde que estamos formando a esos cuadros y darles la oportunidad de que crezcan también en el exterior. No es solamente la formación endogámica sino también que van a complementar su formación fuera, eso sería lo ideal, entonces, tenemos que trabajar en eso desde ahora. Hay también la posibilidad en el corto plazo de que a los profesores que ya están en edad de jubilarse o en alguna condición de salud, les digamos que pueden seguir con el modelo virtual de enseñanza, porque eso les va a permitir desde casa, sin la necesidad de trasladarse, seguir construyendo una formación de jóvenes.

Ese plan ya está en marcha y los dos que le acabo de mencionar de asistencia de docencia y el hecho de que los profesores en edad de jubilación continúen en el modelo virtual, son propuestas que han salido de la base, de la gente que le ve la bondad de estas posibilidades y yo creo que nos ayuda mucho a seguir teniendo la participación de profesores que son muy valiosos pero a mí me tocó ver en diferentes programas cómo maestros tenían que jubilarse porque ya no podían subir las escaleras y llegar al salón de clases, entonces si a un maestro le decimos desde tu casa te vas a conectar y no necesitas salir ni andar consiguiendo quién te ayude a bajar del taxi. A mí me tocó ver casos de maestros que, literal, llegaban 30 o 40 minutos antes de su clase, los veía bajar del taxi ayudados por un familiar y tardaban los siguientes 20 minutos en subir las escaleras para llegar al salón de clases, ese maestro es un maestro comprometido pero que llegaba un punto en que ya no había quien lo asistiera y ayudara para llegar al salón de clase. Si nosotros buscamos la manera de facilitarles, yo le aseguro que una buena parte de la planta académica se quedaría todavía más tiempo.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

HG/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Tiraditos Puebla
2021-10-26 - 22:53
+ -