facebook comscore
La educación: el corazón de la transformación (tercera parte)

La educación: el corazón de la transformación (tercera parte)

Columnas miércoles 12 de agosto de 2020 - 01:11

Antes de emprender el viaje de transformar la educación —replantear la educación— conviene tener en consideración que los retos educativos son complejos y sistémicos, la capacidad es limitada, el cambio educativo lleva su tiempo, todo versa sobre las personas, y lo último y no menos trascendente las actitudes importan.

Además, sobre el reto educativo que está tratando de resolver, entender sus dificultades, las personas implicadas, identificar a los grupos de interés clave, promover la colaboración para lograr el cambio, fomentar la comunicación para aprender y llevar a cabo el trabajo; equilibrar la paciencia con los reveses y los procesos con la impaciencia por obtener resultados.

Diagnosticar es el primer paso para transformar la educación. Un buen diagnóstico requiere de un diseño apropiado para explorar temas centrales que permitan dar luz sobre los qué y los cómo, se basa en fuentes confiables, y los datos y la información que se obtienen ofrecen un piso firme y realista para pasar de la teoría a la acción.

El plan sectorial de la SEP contiene un diagnóstico agrupado por líneas estratégicas, a continuación, algunos datos relevantes:
En educación es clave disponer de información sobre la cobertura: en el nivel de atención infantil (uno a tres años) es de 8.4 por ciento, en educación básica de 94.6 por ciento y en educación media superior de 84 por ciento. La cobertura no sólo se analiza por nivel educativo, también por sector social, algunos datos desde esa mirada: 14.9 por ciento de niños y jóvenes indígenas de tres a 17 años no asiste a la escuela, 31.7 por ciento de la población de seis a 17 años de edad con algún tipo de discapacidad es analfabeta.
Tener una imagen clara de la calidad educativa lograda como producto de los planes y programas es un eje central del diagnóstico. A los estudiantes se les aplica con cierta regularidad pruebas estandarizadas con esta finalidad, una de ellas es Planea cuyos resultados de la última aplicación fueron: 64.5 por ciento del tercer grado de secundaria y 66.2 por ciento de educación media superior que se ubicaron en el nivel de logro I, (el más bajo) en Matemáticas. Otra forma de ver el resultado del trabajo educativo es el número de estudiantes que concluyen sus estudios, por ejemplo: suponiendo que ingresan 100 estudiantes a primaria, 73 concluirán la secundaria, 47 la preparatoria y 25 terminarán educación superior.
Como hemos comentado la educación versa sobre personas, el maestro es un elemento fundamental en la ecuación, el diagnóstico requiere brindar información sobre la situación de las escuelas especializadas para formar maestros (conocidas como Normales) tanto a nivel cuantitativo como cualitativo —tema para otro artículo—. En México hay 408 instituciones y 92 mil estudiantes en el ciclo 2018-2019, ¿qué nos dice este dato?:
hay menos escuelas y matrícula que en años anteriores.
Es fundamental contar con información sobre las escuelas, sin son accesibles, seguras, limpias, salubres, están equipadas, cuentan con la infraestructura y apoyan a generar entornos favorables para el aprendizaje.
México cuentacon 265 mil planteles de los cuales 150 mil tienen problemas. Sobre las escuelas básicas públicas 71.7 por ciento cuentan con servicio de agua potable; 86.7 por ciento, con electricidad y 23.1 por ciento reportan tener infraestructura adaptada para personas con discapacidad.
En educación media superior pública, 74.8 por ciento disponen de agua potable, 68.8 por ciento cuentan con computadoras y el 50.3 por ciento tienen conexión a Internet.
La educación promueve la a cultura física y el deporte mediante programas y acciones, el diagnóstico ofrece información sobre este tópico: 41.7 por ciento de la población de 18 años y más hace algún tipo de actividad física en su tiempo libre, y 35 por ciento de la población de cinco a 19 años presentaba sobrepeso.
Fernando Reimers, profesor de la Fundación Ford de la Práctica en Educación Internacional y director de la Iniciativa Global de Innovación Educativa, así como del Programa de Política Educativa Internacional de la Universidad de Harvard, menciona que una vez que se cuenta con un diagnóstico los siguientes pasos son: seleccionar un objetivo ambicioso que perdure en el tiempo, identificar necesidades y oportunidades que guarden relación con el objetivo, establecer prioridades, trazar una estrategia, especificar las vías de ejecución y el plan de aplicación.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La ideología, un placebo Columnas
2020-09-29 - 00:55
Sin rechazar la vanidad Columnas
2020-09-28 - 15:42
Nos está alcanzando el futuro Columnas
2020-09-28 - 02:12
+ -