facebook comscore
La cursiosidad mató al gato

La cursiosidad mató al gato

Columnas jueves 24 de junio de 2021 - 06:05

¿ Por qué es “malo” sentir curiosidad? ¿Por qué mata al gato? ¿Por qué cuando empiezas a cuestionarte y externas esa curiosidad genuina la gente se siente confrontada, atacada, menospreciada, invalidada? ¿Por qué una persona curiosa es catalogada como “rara”, inconforme y hasta loca, no es parte “de”? ¿Por qué el cuestionamiento es solitario? (si cuestionas te rodeas de menos personas y muchas veces te sientes ajena a tu esencia).

La curiosidad no es bien vista… a la sociedad no le gusta que pensemos, le asusta y le hace sentir que nos estamos saliendo del “huacal”. ¿Te ha pasado que las veces que preguntas algo que te hace ruido, con lo que no te sientes cómodo o identificado y sientes una necesidad de preguntarle al otro o investigar por ti mismo, la gente se aleja? Sobre todo, con creencias y moralismos sociales… la curiosidad ha matado al gato.

Muchas veces al sentir este rechazo por preguntar, preferimos callarnos. Cuantas veces preguntan en una clase, en una reunión social o dentro de la misma familia, (sólo políticamente), si estamos de acuerdo en algo y con tal de no “sentirnos raros”, por no decir tontos al tener otro punto de vista, nos quedamos callados y asentimos.

Callamos nuestra curiosidad, no le damos importancia, creemos que no es válido un punto de vista que no forma parte de un “todo” social, contextual, moral. Preferimos pasar desadvertida esa pregunta genuina y quedarnos con la incómoda interrogante… y tratamos de meterla en nuestra cabeza como una pieza de rompecabezas que ni cortando sus puntas encaja… y así nos hace sentir… que no encajamos o pertenecemos a algo o a alguien, simplemente por sentir una curiosidad sobre algo que pareciera lógico para los demás.

Sentir curiosidad es hermoso, es abrir nuestra mente, nuestro abanico de posibilidades a un sin número de respuestas. Ser curioso es ser flexible, conocer diferentes opniones y no juzgarte a ti ni a los demás. Ser curioso es tomar toda la información posible para que tu construyas tus propios significados.

Sentir curiosidad es resignificar tu vida, es abrir tu potencial y salirte de esa “caja” social, de las etiquetas morales y hasta familiares, que te imponen y te dicen quien eres y qué debes pensar. Ser curioso es validar tus dudas, es depurar creencias, conservar aquellas que si van contigo y eliminar las que no.

Para ser curioso tienes que estar PRESENTE, en este momento… porque ser curioso te “obliga” a estar atento, a vivir en el aquí y en el ahora. Sentir curiosidad es ponerle un alto a la mente… es como cruzar una calle y voltear a ver si vienen coches… y si no, avanzamos. Ser curioso es poner un alto, es observar y revisar; y si está bien para ti y si así lo decides, es ir hacia adelante… pero con mucha más información sobre algo que hará que tomes decisiones más acertadas… que a la larga te darán paz.

Cuando escuchas tu curiosidad y le das voz, te sientes liberado de esta prisión mental… así que dime: ¿Tu mente es libre y curiosa o buscas frenarla para que encaje con los “deberías” sociales?

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Construcción de marca Columnas
2021-07-30 - 05:14
Cómics japoneses y los autos Columnas
2021-07-30 - 05:12
Las revoluciones olímpicas Columnas
2021-07-30 - 05:08
El amor a mi cuerpo Columnas
2021-07-29 - 00:46
+ -