facebook comscore
Gracias, pero NO gracias

Gracias, pero NO gracias

Columnas jueves 22 de octubre de 2020 - 23:03

Lo que es mío es mío y lo que es tuyo es negociable

Llevamos meses en la agencia diciéndole a todas nuestras cuentas que ya pasó el tiempo de tener solo una relación cliente-proveedor y en esta nueva normalidad queremos ser socios comerciales de sus proyectos.

Nos interesa que la inversión que hagan en marketing sea eso y no un gasto.

Ya no nos interesan proyectos que nos pidan un descuento del 50 por ciento o más en —algunos casos—. Ya no nos interesan clientes que traten de exprimir el contrato de la iguala hasta la última gota sin el mínimo ápice estratégico y sin sentido.

En la agencia no nos sentimos ni magos ni reyes, pero sí queremos que cada proyecto que llegue sea un caso de éxito. Y por caso de éxito me refiero a que la relación sea fluida, que se incremente la presencia digital en las marcas que gestionamos, que incrementen su facturación y que podamos aportar en el tono de comunicación de la marca y su estrategia.

Es decir, en palabras muy sencillas queremos que cada proyecto que gestionemos sea un GANAR-GANAR.

Hace poco leía Homo Deus y en uno de sus párrafos más poderosos Yurval Noah comenta: “La gente que aceptó de manera sumisa ofertas injustas, no sobrevivió en la edad de piedra”.

En esta época post-pandemia muchas de las agencias que aceptaron de manera sumisa tratos injustos, no pudieron sobrevivir en esta nueva normalidad.

La relación que tenían con sus clientes no era sólida, era la de patrón-empleado, era de jefe-subordinado.

No tenían un flujo correcto, no eran indispensables en los procesos y las consecuencias y los resultados están a la visa. Los clientes lo primero que hicieron fue prescindir de sus servicios sin ningún dejo de remordimiento o preocupación por dejar sin trabajo a un grupo de profesionales.

¡Simplemente porque NO eras indispensable para ellos! De lo contrario te habrían renegociado los términos, te habrían explicado la situación y seguirías llevando la cuenta.

Finalizo dando una declaración de intenciones: Preferimos tener menos clientes, pero mejores, que llenarnos de clientes que no valoran nuestros servicios y que quieren que seamos los salvadores de sus negocios. Si esto ocurre no nos premian, sino que ellos se cuelgan las medallas (y está bien, para eso nos contratamos), pero si no llegan a sus objetivos nos voltean a ver y nos echan la culpa de sus fracasos.

Mi recomendación final es que no veas a una agencia de marketing como un mal necesario al que le pagas migajas para cumplir el requisito de hacer mercadotecnia. Evita que te diga cuando quieras contratarnos: “Gracias, pero NO gracias”.

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Mi vida con ellas Columnas
2020-12-03 - 00:18
Decepción, a dos años de querer un cambio Columnas
2020-12-02 - 05:45
La Fiesta Columnas
2020-12-02 - 05:32
Fatiga mental Columnas
2020-12-01 - 15:00
+ -