facebook comscore
Evaluar circunstancias

Evaluar circunstancias

Columnas miércoles 12 de agosto de 2020 - 09:32

Todo entrenador junto con su CT tiene previo al torneo una idea de juego para su equipo. Esta idea debe de contener algunos principios y valores que no son negociables para los responsables, en este caso el grupo de entrenador. Al mismo tiempo, dicha “idea de juega”, es solamente una representación mental, surge de la imaginación, lo que indica que seguramente se irá modificando cuando la bajemos al plano de la realización. Contar con este mapa, que nos indica únicamente cómo se pretende llegar al objetivo planteado por la dirigencia de la institución es, es fundamental ya que es el primer paso, pero jamás es absoluto ya que los entrenadores tendrán que estar abiertos a adaptarse a los aspectos que del equipo (un ser vivo, complejo, compuesto de las relaciones de sus miembros) y de la naturaleza de sus jugadores van emergiendo.

El manual, mapa, boceto con el que se comienza va sufriendo adaptaciones orgánicas, siempre teniendo como máxima sacar el mayor provecho de los únicos protagonistas; los jugadores. Podrán entonces preguntarse para qué tener una idea de juego previa si al final son los jugadores y sus interacciones las que marcaran el rumbo. Desde mi experiencia, en un mundo donde reina el caos y la información surge a montones a una velocidad extrema, me parece importante tener ciertas principios o valores que funcionaran como anclas o zonas de seguridad para desde ahí establecernos, reafirmar quienes somos, y finalmente incorporar lo que resulte útil para el desarrollo del juego.

“El fútbol es un deporte circunstancial, las circunstancias son las que realmente te van mostrando aquello que se puede hacer y no se puede hacer” menciona el técnico granadino Óscar Cano, actual entrenador del CD Castellón. Dicha frase me parece relevante ya que cuando comienza a correr la competencia oficial el número de “circunstancias” involucrados crece de forma importante. Previo al torneo, durante pretemporada y en ausencia de la presión que los marcadores van ejerciendo, suelen ser manejables y fácilmente incorporada la nueva información que emerge. El desafío esta en cómo integrar la evidencia que la competencia nos da, qué tanto debo de seguir insistiendo a ciegas con mi idea previa (corriendo el peligro de caer en la necedad, pero apostando por la constancia) o dejarme llevar por la urgencia de resultados y modificar todo lo que se venía intentando. Obviamente el secreto esta siempre en el punto medio, y es ahí (una de tantas formas) dónde se puede evaluar la capacidad del entrenador.

En el fútbol profesional reina la urgencia, las situaciones nunca son ideales y a los entrenadores los contratan para solucionar problemas y no para que cuestionen los recursos del club. El aficionado común suele ser manipulado por las opiniones de los comentaristas que analizan desde la comodidad del palco, sin presión, con información limitada (lo que algunas veces juega a su favor por la pureza con la que perciben las conductas) y sin asumir las consecuencias de sus “soluciones”. En lo personal considero que todo comentarista, conociendo la complejidad de la labor del entrenador, a sabiendas de la cantidad de variables que debe de evaluar

Envie un mensaje al numero 55-12-88-20-96 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
La ideología, un placebo Columnas
2020-09-29 - 00:55
Sin rechazar la vanidad Columnas
2020-09-28 - 15:42
Nos está alcanzando el futuro Columnas
2020-09-28 - 02:12
+ -