facebook comscore
La política como profesión

La política como profesión

Columnas domingo 11 de febrero de 2024 - 23:14


El reconocido sociólogo y economista alemán Max Weber, escribe un libro titulado, el político y el científico. Nos dice que hay dos formas de hacer de la política una profesión. O se vive “para” la política o se vive “de” la política. La oposición entre ambos conceptos no es en absoluto excluyente, por el contrario, generalmente se hacen las dos cosas. Para algunos la política es una vocación, es decir viven para la política. Para otros más, se considera una profesión. Es decir, viven de la política.

Esto toma sentido en la etapa político electoral que estamos viviendo, cuando se cuestiona a las y los políticos que aspiran a ser postulados(as) por los partidos a cargos de elección popular y que anteriormente han militado en diferentes institutos políticos durante su trayectoria.

Estamos ante lo que podemos llamar una crisis de representatividad y legitimidad de los partidos. En general, los ciudadanos no nos sentimos representados por ellos. Ya que de pronto se han convertido en auténticas agencias de empleo/colocación. La crisis del sistema de partidos en México ha permitido el surgimiento de figuras carismáticas de las que también habla Weber.

Hace alusión a lo que llama la “legitimidad del poder de tipo carismático”, en la que se obedece al carisma de personajes predestinados a ser los guías y en los que resalta su vocación por el poder político. Tal es el caso del actual presidente Andrés Manuel López Obrador. Son hombres y mujeres, que como dice Weber viven para su obra. A los partidos políticos los denomina empresas políticas o agrupaciones de notables, que están dirigidos por políticos(as) profesionales. Los partidos políticos son también aparatos humanos o maquinarias dirigidas por burócratas o funcionarios(as) (políticos profesionales).

Por lo anterior podemos resaltar:

Primero que la democracia electoral mexicana, sigue siendo una parte prioritaria de nuestro sistema político en construcción y segundo que está latente la crisis de representatividad y legitimidad del poder político, de los partidos y de los políticos(as) profesionales.

En conclusión, la política en México sigue en espera de que sus partidos y su clase política tengan la capacidad y la visión de entender, que las elecciones no son procesos legitimadores de decisiones partidistas, sino que son procesos cuya legitimidad no está definida en el número de votos que obtengan, sino, en dar respuestas a las grandes demandas sociales que se expresan en las urnas. Me refiero a que existan partidos y una clase política profesional y con vocación transformadora.

Envie un mensaje al numero 55-11-40-90-52 por WhatsApp con la palabra SUSCRIBIR para recibir las noticias más importantes.

/CR

Etiquetas


Notas Relacionadas
Esos pactos no son buenos tratos Columnas
2024-02-26 - 23:07
Los retos de la 4 T en Puebla Columnas
2024-02-25 - 23:22
Con la mira puesta en nuevos retos Columnas
2024-02-22 - 18:31
LA ADVERTENCIA DE DON PORFIRIO Columnas
2024-02-21 - 23:39
+ -